Seba se quebró

El sobrino de Silvia Süller entró al confesionario luego de que en la fiesta del sábado por la noche le pidieran, como consigna de un juego, que luciera lencería femenina el joven se sintió mal y dio sus razones.

Es muy claro que Seba tuvo una vida muy difícil y el se lo contó a todos sus compañeros. Esta vez se puso mal porque el hecho de tener que lucir ropa interior femenina lo iba a llevar a “alimentar” el mismo tipo de situaciones que nunca aprobaron de su tía vedette.

Contó que su madre (hermana de Silvia) sufrió mucho por la gran exposición que tuvo la ex de Soldán y dijo: “para todo el mundo era gracioso pero para nosotros no”.
Continuó diciendo: “estoy harto de que mi familia sufra por eso, harto de tener que prender la tele y que esté mi tía diciendo boludeces”.

También se emocionó hasta las lágrimas y expresó su admiración por su hermana Marilyn (hija de Silvia) por todo lo que tuvo que pasar, dijo que ella “nunca tuvo una madre” y dijo que es una gran persona, todo lo contrario de su madre.

También habló de Guido Suler, hermano de la vedette, dijo que no se ven nunca y lo criticó por las críticas infundadas que realizó a la prensa en contra de él.

El muchacho viene bien aspectado en la casa, fue uno de los menos votados para retirarse del juego en su primera noche como nominado. Con ésta actitud tan “centrada” muy diferente a su aspecto físico como también a lo que se esperaba de él teniendo en cuenta las características de sus familiares famosos. Si continúa así podría llegar muy lejos.