Marianela ganadora de GH 2007

Marianela Mirra ganadora de Gran Hermano 2007. Jugó y lo hizo mejor que los además y por decisión de la gente Marianela ganó GH 2007. Protagonizó la pelea más fuerte del reality ante Nadia y después cautivó a todos con sus locuras. Se llevó los $100.000 y un auto 0 km. Los finalistas Juan y Mariela también se ganaron un coche.

Con una fiesta digna que cerró un ciclo apasionante, Marianela Mirra se consagró como la ganadora de Gran Hermano y se llevó los $100.000, además del Volkswagen Polo cero kilómetro que se ganó cada uno de los finalistas.

La tucumana fue la más votada con 1.566.319 votos y festejó por encima de Juan que llegó segundo con 1.287.902 y Mariela que quedó tercera con 923.628.

Al conocer la noticia y en el medio de la alegría desbordante, la tribuna explotó con el grito “es para Nadia que lo mira por Tv”, mientras las detractoras de la ganadora vociferaba “Traidora”, recordando la jugada que la tucumana le hizo a su amigo Diego.

Hubo fuegos artificiales y emoción al por mayor en los esperados
reencuentros de los finalistas con sus familiares hasta la entrega final del premio a la ganadora, en un instante para el recuerdo.

La chica conquistó al público hace rato luego de un comienzo bastante apático. De hecho en las primeras semanas hasta pareció que se iría rápido y no asomaba como una de las candidatas ni para el más entusiasta.

Pero luego de la salida de su amiga Vanina, una de las líderes en los primeros días, la tucumana se enredó en un poco claro conflicto con Nadia que le valió el nacimiento de su popularidad.

En ese momento Nadia dijo haber escuchado de casualidad una charla privada que Male tuvo con Vanina, y en la que la había tratado de “Gato”. Esto nunca se pudo comprobar pero desencadenó una larga disputa que llegó casi hasta el cierre del juego y que significó el fin de Nadia y de todos sus aliados, los Pollitos.

Hasta ese momento, a Male le tocó una nominación tras otra en virtud del número de los famosos Pollitos, quienes en un momento podían dominar las votaciones por el peso propio de sus votos.

Pero cuando se concretó la salida de su íntima enemiga, Marianela potenció su figura notablemente. Mostró su lado histriónico y divertido con locuras y genialidades propias de una chica tocada por la popularidad.

Pero incluso superó un momento crítico cuando a pocos días del juego utilizó la nominación espontánea para colocar en placa al que era hasta entonces uno de sus amigos y quien la había rescatado de la soledad, nada más y nada menos que Diego.

Al remisero la gente lo echó pero mantuvo su apoyo a la tucumana quien se transforma en la nueva reina de Gran Hermano.

Fue una jornada de sentimientos puros, y el corolario a cuatros meses de expectativas compartidas por millones de televidentes.