Luis internado

Sintió un dolor en el pecho e inmediatamente fue atendido por los médicos y derivado, por prevención, a una clínica en la que le hicieron una serie de estudios. Qué le pasó y cómo sucedió todo

Pasadas las 15hs. del viernes, mientras se estaba llevando a cabo la resolución de la prueba semanal, Luis Vadalá comentó que no se sentía bien y que tenía un dolor en el pecho.

Hernán y Melina, quienes estaban cerca de él, se preocuparon mucho. La modelo le ofreció un té y el ex “jugate” se puso un poco nervioso y comenzó a decirle que estaba fumando mucho. Que tres paquetes por día era un exceso, que no podía fumar de esa manera y que lo que le pasaba era por eso. Luis hizo un largo silencio dándole la razón a Hernán. Luego comentó que ya había tenido un problema no muy grave.

Momentos después Luis se dirigió al confesionario y solicitó a Gran Hermano que le hicieran un electro o “algo” porque ya tenia antecedentes con su corazón, le “detectaron un bloqueo en la rama derecha del corazón”, dijo. Inmediatamente lo asistió un médico quien aconsejó que se lo internara preventivamente para descartar posibilidades.

Así fue que una cámara lo acompañó en su recorrido hasta la clínica. Esto se hizo solamente para que exista un testimonio sobre su situación de aislamiento, que se muestre que no le dieron información de ningún tipo en caso de que volviera a ingresar a la casa.

Le hicieron muchos estudios y se determinó que lo que sintió no había sido producto de su corazón sino de un poco de stress provocado por las situaciones que vivió en la casa. Estar aislado de su familia, convivir con desconocidos y con uno mismo hace que estar en la casa resulte complicado.

Luis, de 53 años, había entrado a la casa para ganar el premio para su familia, para darles una vida mejor pero ahora esto queda de lado. Porque más allá de todo, lo primordial es cuidarlo y que esté bien. Si bien Luis quiere volver a la casa, el juego para él ya terminó.

Lo mas importante para Gran Hermano es la salud de las personas, más allá de cualquier juego. Es importante mencionar que todos los participantes de la casa se realizaron chequeos médicos antes de ingresar al juego.

Dolores Moreno, quien estaba en el estudio, dijo que respecto de la cantidad de cigarrillos que reciben por día los participantes Gran Hermano solo les entrega un paquete por día por cada uno y si alguien fuma más de eso es porque usan los que le sobran a sus compañeros.

En una conversación telefónica que mantuvo Mariano Peluffo con Noelia, la esposa de Luis, ella comentó que “estoy muy tranquila porque el medico acaba de decirnos que mañana se puede ir de la clínica”, ahora regresará a su casa para tranquilizarse y estar con su familia.

Su hijo Romi, de cinco años, por accidente vio un flash informativo por televisión “y ahí le dijimos que su papá estaba bien y que estaba volviendo a casa”. Noelia continuó diciendo: “estamos orgullosos de Luis porque no demostró nada que no fuera verdadero, tal vez no poder abrirse o distenderse en la casa fue lo que le provoco esto”. Mas allá de la diferencia generacional “esto supero el juego y priorizamos la salud de él así que ahora regresa a casa”.