Las grandes madres

La emoción comenzó por Viviana. Su hijo mostraba dibujos y saludaba desde la pantalla de la TV ubicada en el centro del living. Después, Carla desbordó en lágrimas al ver a su propio hijo en esa pantalla. Al final, Natalia también estalló al ver cómo su hija la saludaba desde la televisión. 

Gran Hermano había preparado la sorpresa para las madres de la Casa, pero el festejo incluyó a todos. Un brindis con champagne coronó una tarde a pura lágrima, y cada uno brindó por las madres presentes y ausentes.