Una bomba de tiempo

Sebastián se levantó preocupado. Un poco por el juego de las imitaciones y otro poco por los problemas para acercarse a Natalia. Tal vez sea por eso que ve conflictos por todas partes. En el jardín, mientras Analía intentaba consolarlo, él arrancó con su teoría. “Entre las chicas, hay un grupito y hay mala onda”, advirtió el chef. Analía quiso saber más y él intentó explicarle: “No hay una relación como la de los chicos, no terminan de acoplarse”, abundó. Analía lo miraba, ahora también preocupada, y el dark siguió con lo suyo: “Si existe esa mala onda, es una bomba de tiempo”, adelantó.