Pablo y Viviana se reconciliaron

El conflicto entre Viviana y Pablo tuvo un final feliz, al menos por ahora. Después de que los dos admitieran sus errores en el confesionario, la morocha tomó la iniciativa. “Te pido disculpas, no quería ponerte así”, arrancó. “Quedate tranqui, no tengo rencor ni nada”, le respondió Pablo. “No quiero que sufras. No quiero herirte ni lastimarte”, se excusó la madre de Leonel. “No es culpa de uno u otro: es parte de los dos”, admitió Pablo. Ya de buen humor, se rieron de sí mismos y sellaron la reconciliación con un abrazo.