El cocinero sensible

Es evidente que el encierro le está resultando pesado a algunos de los chicos. Si no, no se entendería la reacción de Matías, que este miércoles se molestó con sus compañeros mientras preparaba el guiso de arroz. Primero se enojó con Mauri porque le hizo una pregunta sobre el tiempo de hervor. Y después, en la mesa, se sintió ofendido por la risa de Natalia. “Mirá por lo que te vas a enojar”, lo retó Buba. “Me rompe las bolas que se rían de mi cuando cocino”, retrucó Gordon. “Nos reímos de orgullosos”, trató de mediar Nati, aunque sin éxito.