Cada vez más enamorados

A pesar de los posibles conflictos que acechan a la pareja de la Casa, como el acercamiento de Carla a Eduardo o la distancia que toman algunos de sus compañeros de ellos, el deportista y Romina están cada vez mejor entre sí. A tal punto, que en el confesionario el hincha de River admitió que estaba absolutamente enamorado de cada una de las cosas de ella: cómo se viste, cómo habla, cómo camina, todo. Ella prefiere poner paños fríos cuando habla con alguna de sus confidentes, explicando que está muy bien pero no enamorada.