Al calor de los conflictos

Después del jueves a la noche, las cosas no quedaron igual entre Natalia y Pablo. Ella lo frenó cuando los mimos bajo las sábanas estaban subiendo de decibeles. Y para peor, el viernes le aclaró que no quería que lo de ellos fuera solo una calentura. Para el hincha de River, no hubo peor ofensa que ese comentario, y reaccionó ofendiéndose mucho, como si lo hubieran herido en lo más profundo. Más tarde intentaron resolver el tema en una larga charla, pero, por ahora, los frenos le siguen ganando a la relación.