Sin rencores

Pablo Heredia y Máximo Sacca Gran Hermano 2 Argentina

A Maxi lo podrán criticar porque habla mucho y se manda la parte, pero nadie le podrá decir que es rencoroso. Al menos eso fue lo que demostró esta mañana, cuando se levantó decidido a olvidar el altercado con Roberto de la tarde anterior. “Está todo bien”, comenzó diciéndole a Pablo en la cocina, mientras los dos desayunaban. “El se sintió atacado y respondió, punto, ya está”, sintetizó. Pablo, que había hecho las veces de mediador, hablando con los dos a su debido tiempo, lo miró más tranquilo. “Lo que pasó me demuestra como es él, es simple. Por eso no tiene mala leche, no puede tenerla”, concilió el ex jugador de squash. Minutos más tarde se acercó al establo a ayudarlos a Gustavo y Roberto en su trabajo, e intercambió alguna broma y varias sonrisas con el Negro. Volvió la calma a la Casa.