Los más curiosos

De los nuevos habitantes de la Casa, Carolina y Pablo parecen los más curiosos. Es que a pocos minutos de estar en la Casa de Gran Hermano, ninguno de los dos pudo esperar para conocer la sala de relax, una de las nuevas atracciones para los participantes. “Somos dos, ¿podemos entrar?”, disparó Carolina, atenta a las nuevas reglas, que indican que sólo se puede entrar a ese lugar en pareja. “¿Me vas a hacer masajes acá?”, preguntó Pablo, justo después de intentar recordar el nombre de Caro. “¡Me estás jodiendo!”, contestó ella al desafío. “Además, primero voy a tener que aprender a hacer masajes”, siguió, para evadir las preguntas de su acompañante.