Las molestias de Caro

El miércoles por la noche comenzó a dolerle el oído, y después de ser revisada por un médico, se le recetaron unas gotitas para su otitis. Pero las molestias de Carolina no terminaron ahí, porque durante el jueves siguió con el mismo síntoma y a eso se sumó un fuerte de dolor de cabeza, que por la tarde se tornó, según sus propias palabras, “insoportable”. Además de las caricias de Pablo, recibió nuevamente atención de Gran Hermano, y se le suministró el medicamento necesario, que le permitió sentirse mejor hacia la noche. Sin embargo, cuando sus compañeros se le acercaron, después de darse un chapuzón en la pileta, Caro volvió a quejarse, y dijo que si seguía igual iba a pedir que le cambien la medicación. Los chicos la tranquilizaron diciéndole que al día siguiente seguramente se iba a sentir mejor.