Ximena y los miedos

Gran Hermano 2 Argentina. Ximena Capristo.

Ya llegado el jueves, Ximena no oculta su miedo. Y Alejandra tampoco está tranquila. “Tengo un presentimiento”, confesó la cordobesa cuando pudo estar sola con la Negra: “Creo que esta vez se va una de nosotras dos”, disparó. Ximena la miraba, como quien escucha algo que sabe de memoria. “Pero bueno, hay que esperar. Ojalá se vaya él”, remató Ale, que nunca pudo acercarse demasiado a Javier, el tercer candidato a abandonar la Casa.

A pesar de que el paisa nunca habla mucho de su vida privada, decidió hablar de su ex novia con Gustavo. Le contó que tuvo una relación de más de tres años, y que ahora le está pesando el recuerdo de ese amor. “Es una cajita que cada tanto la abro”, confesó. El paisa quiere hablar con su ex novia cuando salga de la Casa, porque cree tener cosas pendientes con ella. “Después de una relación larga hay un luto”, le dijo el hombre del campo al fierrero sin poder ocultar su tristeza. Gustavo lo escuchó y le aconsejó no pensar demasiado en eso mientras permanezca dentro de la Casa.

Y al llegar la noche del jueves, Ximena estaba un poco más repuesta, después de varios días de malhumor y depresión. Ella tiene miedo de tener que abandonar la Casa el sábado, y Gustavo se pasa el día tratando de mejorarle el ánimo. “Me gusta que estés bien”, le dijo Gustavo en medio de los mimos, cuando la pareja se sentó un rato en el parque. La Negra, que había decidido “cambiar la cara”, le respondió con más besos, y el ternero Ramirez, que miraba desde su corral, fue el testigo privilegiado de la escena.