Las cosas cada vez más claras

Magaly Rodriguez Gran Hermano 2 Argentina

Entre las chicas, las cosas empiezan a quedar un poco más claras. “Hay alguien que me tira mala onda todo el tiempo… es la Negra (Ximena)”, lanzó Magaly. “Si, hoy me di cuenta, pero pensé que era casual”, opinó Yazmín. “Está todo el día atacándome, y lo hablé con ella , pero me contestó: yo soy así”, señaló molesta Magaly. Después ensayó una explicación: “Tal vez lo que pasa es que ella tiene mucha calle y yo soy familiera”, intentó convencerse. Sin embargo, varias piensan que el origen de la “mala onda” está en que las dos estarían interesadas en el mismo hombre…

Después, en otra conversación, Magaly tuvo que reconocer que el chico en cuestión era Gustavo. “Sé que él no quiere algo con vos”, le advirtió Maxi a Magaly, que recibió el comentario como un baldazo de agua fría, pero puso cara de poker. “Obvio”, respondió. “¿Por qué no?”, preguntó Caro, tratando de entender. Es que un rato antes Magaly les había confesado a Caro y a Yazmín su interés por Gustavo.

Gonzalo todavía no se recupera de haber sido nominado. “Acá me siento que soy yo contra todos.”, le dijo en una charla con Silvina y Magaly. “Estoy enojado conmigo, porque no me pude soltar. Recién ahora lo estoy consiguiendo”, agregó. Magaly le aseguró que no lo había votado a él porque le pareció “buen pibe” y porque era distinto a los demás. En ese momento, el imitador de Luis Miguel se animó a una confesión: “Me puse a fijarme quién era el que estaba jugando mal, y por eso no profundicé las relaciones con ustedes”. A Gonzalo lo sorprendió la rápida nominación. Para él, esto significa defraudar “a un montón de gente de afuera”.

La prueba de esta semana obliga a los chicos a pedalear desde Buenos Aires hasta Ushuaia, en dos bicicletas fijas instaladas en el living de la Casa. Apostaron el 90% de su presupuesto semanal, lo que los pone en una difícil situación si no cubren los 3.150 kilómetros que implica la travesía.

A la tarde, la sombra de un complot comenzó a perseguir al grupo. “Si la próxima nominación se da de cierta manera, se va a comprobar un complot”, les advirtió Máximo a los chicos. La “Gran Gastón” que teme el ex jugador de squash es que una persona le “llene la cabeza al grupo”. El resto de los chicos lo escuchó atentamente, aunque quizás alguno de ellos se haya quedado pensando si las palabras de Máximo no eran en sí mismas parte de otro complot.

La pileta siguió siendo el escenario de charlas y cercanías. Silvina fue la primera de las chicas en animarse a compartir el agua con los chicos. Como tiburones que olieron sangre, todos los chicos se apresuraron y la rodearon. “¿Pablito es lindo?”, preguntó uno de los chicos. Poco después, el bailarín se dedicó a jugar con las largas piernas de la rosarina. No conforme con su primer “ataque”, Pablo soltó: “¿te operaste los pechos?”. Fiel a su estilo, el bailarín no pierde oportunidad de asestarle una mordida mortal a alguna de las chicas.

Después, fue el turno de Carolina. Y Pablo demostró que es un conquistador incansable. “Si busco un noviazgo, lo busco con alguien de treinta para arriba, no con vos. Lo que me da miedo es que vos te enamores, y no lo puedas manejar.”, le dijo ella. Primero, él aseguró que podía manejar el tema, pero después le dio la razón. “Tengo miedo de enamorarme de vos, y que no me des bola”, soltó Pablo. La charla luego se diluyó, pero es poco probable que esta sea la última oportunidad que tengan los dos para aclara sus temas sentimentales.