Los fantasmas de Ximena

Gran Hermano 2 Argentina. Ximena Capristo.

Ximena ya no se contenta con criticar a Silvina. Por la mañana, en el patio, le dijo al fierrero que notaba muy distante a Javier, y que no entendía por qué. Gustavo le recomendó ir a hablar de frente con él para aclarar las cosas. “No voy a ir porque no me interesa”, contestó ella en forma seca. “Si no te interesa, entonces no te hagas problema”, replicó él. Ximena no se quedó conforme con el consejo de su novio. “Además, están todos charlando en la cocina y no me dan bola”, agregó. Cerca del día de nominaciones, Ximena sigue coleccionando enemigos.

Si bien Ximena no está contenta con la entrada de Silvina, ese sentimiento no es compartido por sus compañeros de encierro. “Me puso contento la entrada de Silvi, se merecía estar acá”, le dijo Gustavo a Roberto en una charla que tuvieron por la tarde en el establo. “A mi también. Es muy buena mina”, contestó el maderero. “Tiene códigos parecidos a los míos, es muy humilde”, agregó el fierrero. Para Gus, si entraba otra persona iba a ser difícil. “No se puede conocer a una persona en veinte días”, explicó..

Desde que volvió Silvina, Ximena ya no tiene paz. No sólo se siente amenazada por ella y por el paisa, sino que demuestra estar atormentada por los participantes que ya no están.

Por la noche le contó a Javier que el día en que se definía su expulsión cuando estaba nominada junto a Magaly, los amigos de la Rubia le habían gritado “puta” a ella y “trolo” a Gustavo. “Trolo a él porque no se había animado a estar con Magaly y a mí puta porque yo le quería cagar a Gustavo, porque supuestamente era de ella”. El nerviosismo de Ximena es cada vez más evidente. No sólo da por certero lo que creyó haber escuchado desde el aislado patio de la Casa, sino que también tiene la explicación de lo presuntamente sucedido.