El nuevo Pablo

Alejandra Martínez y Pablo Heredia Gran Hermano 2 Argentina

Atormentado desde hace algunos días por su relación con los chicos de la Casa, y por cómo se verán sus actitudes en el exterior, Pablo no comenzó bien la mañana. Se levantó, y fue directamente a la cama de Alejandra, para despertarla con el relato de sus preocupaciones. “Yo mentí muchas veces hasta ahora. A veces, todos quieren que sea alguien que no soy”, le reveló a la cordobesa. “Ahora entiendo que tengo que ser como soy”, afirmó, para después desplegar un argumento: “La gente le tiene miedo a las cosas bellas de la vida, al amor. Por eso me gustó tanto American Beauty (por la película); explica muchísimo”. Alejandra lo miraba y bostezaba, quizás sin entender demasiado.

Gustavo y Silvina también tuvieron que “sufrir” al nuevo Pablo. “Había cosas que yo pensaba y no decía”, comenzó diciendo. “Si digo como soy, no me creen y se alejan. Es lo que me pasó en la vida”, les contó. Mirando a Gustavo continuó: “Mi vida es muy mágica. No te la quiero contar porque no lo vas a creer”. “Enloqueció un integrante de Gran Hermano”, bromeó el fierrero. “Yo estaba calculando todo… Estaba haciendo una estrategia”, agregó el bailarín, ante la risa y las miradas incrédulas de sus compañeros. Javier parece el único que no le cree demasiado.

Entre las chicas, las cosas también siguen agitadas. Ximena le contó a Silvina que la había nominado. “Tal vez me confundí en nominarte”, dijo la Negra. “Te re entiendo. A lo mejor las personas que quedaron son importantes para mí, pero yo no soy tan importante para ellas”, contestó Silvina. Sorpresivamente las chicas parecieron pedirse disculpas por una antipatía que ambas sienten desde el primer día. Finalmente, Rosario le confesó a Ximena que ella también la había votado, y agregó un extraño “me hubiera gustado llegar más a vos… No se dio y es culpa de las dos”. “Yo nunca te quise hacer sentir mal y me arrepiento de haberte nominado”, aseguró finalmente Ximena.