El día en que Magaly se quiso ir

La noche sería un momento definitivo para Magaly. La Rubia no aguantó más y entró al confesionario para decir que quería dejar la experiencia de Gran Hermano.

Mientras esperaba que Gonzalo saliera de hablar con el psicólogo, se sentó en el piso a llorar. Ahí fue cuando la Rubia le dijo entre lágrimas a Pablo: “No quiero estar más acá, no voy a estar sufriendo al pedo… Hay personas que están hechas unas pelotudas, estoy desintegrada… Ya no me importa lo de la experiencia única e irrepetible, por ahí bajo los brazos rápido, pero tengo otros valores que no pasan por acá, no aguanto más… Quiero decirle al psicólogo que me quiero ir a ver qué me dice, porque tengo miedo de arrepentirme después”