Gustavo, el protagonista

Gran Hermano 2 Argentina. Gustavo Conti.

El día comenzó con un comentario favorable para la autoestima de Gustavo. “Vos vas a ser el principal protagonista”, le dijo Gonzalo en una charla a solas en la habitación. El cantante de la casa siente una gran admiración por su compañero, a quien imagina como uno de los finalistas. “Veo que vos te ponés las pilas por vos… vos vas a llegar por lo que sos”, lo alentó luego. El fierrero asintió a los comentarios de su amigo y le agradeció el apoyo brindado. Sin avergonzarse, Gon siguió con los halagos: “Vos entraste porque quisiste y te lo pusiste como meta… vos sos protagonista”, insistió el émulo de Luis Miguel.

La tarde traería una nueva diversión a la casa, de la mano de la videocámara que Gran Hermano le entregó a los chicos para que dejen registrada su visión de los hechos en la casa. De esta manera, todos aprovecharon la ocasión para hacer la pregunta más esperada: “¿Cómo manejás el tema de la abstinencia?”. Pablo reconoció tener sueños eróticos. Gustavo prefirió eludir la charla por el lado del humor. “Hace 26 años que manejo la abstinencia. Soy virgen. Porque mi papá me dijo que tengo que esperar a la mujer de mi vida, y yo le hago caso a mi papá”, dijo, y desató la risa del grupo.

Ya entrada la noche, los participantes se adjudicaron un nuevo éxito en otra instancia de la prueba de la semana, tras contestar correctamente distintas preguntas sobre geografía. Claro, si tenemos en cuenta que correctamente en este caso fue responder más o menos bien después de adivinar qué querían decir las enormes ayudas de Gran Hermano. Roberto tardó varios minutos para decir cuáles eran los países que limitan con Argentina, argumentando que los había estudiado en el orden inverso a la pregunta. Alejandra salvó a Magaly de contestar cuál era el pico más alto de Córdoba y Carolina acertó de casualidad la respuesta que debía dar sobre un salar (“lo que no es dulce”, sopló Gran Hermano”). La ley de la casa no dudó entonces en afirmar: “Con gran esfuerzo… de Gran Hermano: ¡prueba superada!”