Una nueva pareja

Gran Hermano 2 Argentina. Yazmín Schmidt y Gonzalo Novellino.

El día comenzó con una madrugada romántica. Los festejos por el mes en la casa estaban llegando a su fin. Era la hora de los lentos. Pablo bailaba pegado a Alejandra. Gonzalo también quería tener su pareja. “Bailá con Yazmín”, le dijo Carolina, interpretando su nuevo papel de celestina. Primero bailaron abrazados, pero enseguida ambos se mostraron incómodos con la situación. Finalmente, decidieron ir al cuarto de los chicos para tener más intimidad. Allí, él se sacó la ropa, se metió en la cama y la invitó. Ella accedió, y debajo de las sábanas los nuevos amantes se dieron el primer beso.

Al despertarse de su noche de amor, Yazmín comenzó el día hablando con Magaly y Carolina sobre Gonzalo. “Me parece que él tenía dudas”, dijo gélidamente ella. “Dale para adelante”, insistió Magaly. “Ayer estuvimos re bien, pasamos la tarde tirados en el pasto. Pero fue horrible, porque estaba todo bien y de pronto…”, dijo Yaz sin dar más precisiones. A pesar de todo, ante la pregunta de las chicas, la joven de Banfield reconoció que “Gonzalo es re dulce”.

Más tarde, llegarían la preocupación y el dolor de Magaly a causa de la advertencia de Gran Hermano sobre un complot . Si bien Yazmín, Carolina y Magaly primero habían tomado el tema con total naturalidad, con el correr de las horas cada una tomó un camino diferente. Yazmín no pudo disimular su preocupación, y se la vio afligida hasta que entendió que el llamado de atención de Gran Hermano no era para ella. Pero Magaly no corrió la misma suerte. No toleró la presión y se puso a llorar por la situación. Las chicas trataron de consolarla. Le dijeron que le podría haber pasado a cualquiera. Pero parece que para la rubia eso no fue suficiente.

La nochecita trajo mucha diversión a la casa, porque los participantes ensayaron por primera vez la que será la prueba de esta semana. Luego de jugar con el helio tragándolo y comprobando cómo cambiaba su voz, los chicos inflaron alrededor de diez globos con los que empezaron a practicar.

Así fue como arrojaron sin parar, y por el momento sin mucho éxito, contra los globos, los cohetes fabricados por ellos mismos con el material provisto por la producción.