La prueba del circo

Gustavo Conti Gran Hermano 2 Argentina

El tercer lunes de Gran Hermano empezó mal para Maxi. Gustavo dedicó buena parte de la mañana a hablarle a Pablo mal de él. “El chabón me está buscando. Si quiere discutir, vamos a discutir”, le dijo. Pablo le prestó atención, pero prefirió no opinar sobre su fiel amigo. A pesar de eso, Gustavo agregó: “Quiero que estemos los dos nominados, porque tengo muy claro quién soy yo”. Para el fierrero, Maxi es casi la encarnación del demonio en la tierra. Quizás Pablo todavía se esté preguntando qué le hizo el jugador de squash a Gus.

Esta semana los chicos deberán poner en funcionamiento el Circo “Gran Hermano”. Para lograrlo, tendrán que superar 8 de las 11 actividades propuestas. Ellas son: equilibrio con el mentón, carretel, malabares con dos clavas, monociclo, malabares con tres pelotas, hula-hula, cuerda floja, diábolo, rolo-rolo, aros y palos chinos. Los participantes tienen un video instructivo como ayuda. Antes de empezar la prueba, los improvisados circenses tuvieron una hora para familiarizarse con los elementos. Después, decidieron apostar el 60 por ciento del presupuesto.

La Negra tiene dos pruebas difíciles que enfrentar esta semana. La primera, y más importante, es salir indemne de la nominación que recibió el sábado. La segunda, cumplir con éxito su parte de la prueba semanal. Decidida a convencer al público y a sus compañeros, Xime le dedicó varias horas de la tarde del lunes (mientras varios de los chicos dormían) a practicar el hula-hula y el rola-rola. De esa manera, tras un ejercicio intensivo en el jardín, llegó a realizar con éxito ambas disciplinas circenses. Además, dejó en claro con su actitud, que durante esta semana, lejos de deprimirse, va a hacer todo lo posible para ganarse un tiempo más de estadía en Gran Hermano.

La diversión de la noche anterior trajo sus consecuencias. Los chicos durmieron tan poco, que por la tarde del lunes ninguno de ellos logró mantenerse en pie. Así fue como uno a uno fueron cayendo en sueño, y así se quedaron durante varias horas. Alejandra fue la primera en levantarse, y más tarde Ximena la acompañó en la cocina. Para no desentonar, hablaron de sus sueños. “Soñé con lo de afuera, será por cola de paja”, largó la cordobesa. La Negra la tranquilizó, pero después se refirió a sus propios problemas del inconsciente. “Tuve un sueno durante toda mi vida y no sé qué significa”, indicó preocupada, para luego continuar: “Es que gente conocida y yo dábamos vuelta a toda velocidad, y algunos se iban despegando y pegándose contra el borde, haciéndose pelota”, detalló ante la mirada preocupada de Alejandra. “Tuve más de cien veces ese sueño”, confesó por último Xime.