Sobre reinas y galanes

Yazmín Schmidt Gran Hermano 2 Argentina

A la manera de Domingos para la Juventud, y con todos los sonidos apropiados, Gran Hermano invitó a los chicos a un ping pong de preguntas y respuestas. El premio para quien tuviera mayor cantidad de respuestas correctas era ser rey por un día. Yazmín se alzó con el triunfo, y se transformó en la reina de Gran Hermano durante todo el jueves. Y su primer pedido no se hizo esperar: “Ahora me van a tener que cortar las uñas de los pies”, anunció como para comenzar a ejercer su mandato.

Más tarde, la reina le dijo a Gran Hermano que quería un streap tease de los chicos. Dicho y hecho, al rato comenzó a sonar la música de Nueve semanas y media, y los varones se apretaron en el jardín para dar comienzo a su show. Roberto fue el más osado y a los pocos segundos se quedó en calzoncillos, generando suspiros en la platea femenina que disfrutaba a pura risa desde el patio. No conforme con lo visto, la reina pidió más desenvoltura en los stripers y allí Máximo fue quien tomó la batuta y decidió quedarse sin ropa interior. Mientras Pablo hacía gala de su cola tan halagada por las chicas, el ex jugador de squash dejó a la intemperie algunas de sus parte íntimas y lanzó su slip hacia la tribuna. “Divinos”, coronó Yaz ahora sí conforme con el espectáculo brindado.

Ya no es un secreto el interés de Alejandra por Pablo. Primero se lo contó a Gran Hermano en el Confesionario, pero luego no aguantó más y decidió compartir sus emociones con Magaly. La marplatense, que ya había sido consejera de Carolina y Silvina, le contó a su compañera que el bailarín tiene puestos los ojos en una sola de las chicas. Ale le respondió que no se va a acercar a Pablo hasta que él no dé algún paso. “No quiero que sea por descarte”, explicó. En eso, Maga volvió sobre su tema: Gustavo. “¿A vos Gus te sigue hablando de Rosario?”, le preguntó. “No, nunca me habló”, respondió la contadora. “Bueno, si te pregunta, hacéme quedar bien”, le encargó la rubia.

Conocedor de sus posibilidades, Pablo sigue tanteando el terreno, y así fue como disfrutó primero de un rato de relax con Carolina en el spa, y una charla sobre el tópico del día con Alejandra, más tarde. Con Caro volvió a jugar a uno de los juegos que mejor conoce: el tira y afloje. Así es como estuvieron a los mimos en el spa, pero no pasaron a mayores. Alejandra, por su parte, tuvo la oportunidad de conversar con el galán sobre la conveniencia de ir al frente o esperar, pero tampoco fueron decisivas las palabras que se dijeron. Por ahora, Pablo tantea, es probable que en cualquier momento avance sobre su elegida.