Calculando para la final

Gustavo Conti Gran Hermano 2 Argentina

El aire se detuvo, se acabaron las risas y las palabras comenzaron a guardarse. El silencio ganó la escena y cada quien comenzó a meditar lo que haría luego en el Confesionario: momento de nominación, última nominación. Pero antes de conocer los resultados comienzan las sospechas, los pálpitos, y como resultado de ellas los cambios de ánimo, los gestos, las caras largas. Esta vez, mientras los votos iban y venían dentro del Confesionario, afuera, Roberto y Silvina, comenzaron a mostrarse incómodos, como presintiendo lo peor.

Aburrida ya de las bromas con el agua, Silvina decidió echar mano de otro recurso para burlarse de sus compañeros, y de paso hacerlos reír en estos días de tensión por la nominación. Lo nuevo de la rosarina es robar ropa. Y su primera víctima fue el Paisa y su inseparable boina de campo. La modelo entró al cuarto sigilosamente, la tomó de un cajón, y en pocos segundos apareció en la cocina, bailando, y amenazando al hombre de campo con cortarle el “pitito” -de donde se agarra la gorra- con un cuchillo. Después de un par de quejas del hombre de campo, que veía cómo le estaban robando su identidad, Sil optó por terminar la broma.

Las últimas horas del viernes se vivieron con mucho temor en la Casa. Los chicos ya habían emitido sus votos y faltaba poco tiempo para conocer los nominados. “Yo tengo seguro cuatro votos”, calculó Roberto en una charla con Gustavo. “El Paisa no sale, me parece”, estimó Gustavo, que después hizo números y aseguró: “Quedamos todos con tres, salimos todos menos Silvina”, concluyó. Después dio sus datos precisos: “Vos cuatro, yo tres, la cordobesa tres, Paisa tres y Silvina dos… da quince”, informó Gus atento a sus cálculos y esperando, seguramente, no acertar.