Baños de multitud

La ducha nunca fue un lugar de encuentro. Más bien, quienes se disponen a tomar un baño prefieren la soledad, y el pudor ayuda bastante. Pero aunque las chicas de Gran Hermano todavía se muestran con recatadas bikinis a la hora de ducharse, no parecen tener problemas para compartir el espacio. El primer día ya hubo duchas en pareja, y en un momento, el pequeño habitáculo llegó a albergar a tres personas. Pero el martes se llegó al record: Magaly, Alejandra, Silvina y Carolina no sólo compartieron la ducha, sino que se dieron el lujo de bailar al ritmo que les regalaba Gran Hermano sin dejar de enjabonarse el cuerpo.