Perdieron la prueba de la semana

A pocas horas de haberla comenzado, los participantes perdieron la prueba. El primer error fue de Marcelo, que soltó accidentalmente la mano del oso panda por un momento. En la madrugada, mientras era el turno de Daniela, el oso de peluche volvió a sonar. La cara de Daniela expresó el mal momento: la prueba había terminado. Gran Hermano llamó a Santiago al confesionario y le dijo “dejen el oso en el almacén, la prueba está perdida”. Ahora, los participantes deberán enfrentar la semana con el 30% del presupuesto.