¨No nos ve nadie¨

“¿Qué decís? ¿Qué opinás?” La insistente pregunta de Santiago llegaba desde el sillón del living. Debajo de una colcha, él y Natalia compartían un momento íntimo que sólo dejaba para las cámaras el movimiento de sus cuerpos y algunos jadeos ahogados. Después de unos minutos, Santi volvió a la carga: “No nos ve nadie. No se escucha ni se ve nada. ¿Qué te parece?” El silencio de Natalia pareció respuesta suficiente, porque enseguida él decidió dejar el sillón para no seguir con el problema. Lo que no avanza, retrocede. Eso es lo que debió haber pensado Santiago al encontrarse con su cama para, como todas las noches, acostarse solo.