Ningún trío

Hacía mucho que los chicos no tomaban alcohol. Y las dos latas que Gran Hermano le regaló a cada uno para festejar el cumpleaños de Martín se les subieron enseguida a la cabeza. Gastón y Santiago fueron los más alegres, y cuando ya todos se iban a dormir, decidieron continuar con la diversión, y proponerle algo a Tamara. Se acercaron a la cama de la India, y entre los dos balbucearon que tenían que “explicarle una cosa”. Ninguno tomaba la iniciativa, y la propia Tamara tuvo que aclarar la situación. “Esta es una prueba más de que las mujeres somos mucho más valientes”, dijo primero, y leyéndoles el pensamiento a los dos, les advirtió: “no me gustan las fiestas, así que rajen de mi cama”.