Gastón se confiesa

Si la juventud es sinónimo de naturalidad, Gastón parece demostrar cada día que es el más joven del grupo. Fue el primero en bañarse sin ropa, el que le dijo a Patricia que tal vez no la habían nominado para ayudarla y el primero en tener un “romance” (junto a Eleonora).

Esta vez, mientras hacía una cruzada contra la discriminación, fue el primero en hacer una confesión fuerte. “Me embola la gente que me mira mal porque me acuesto indistintamente con hombres y mujeres”, dijo. Los chicos lo escuchaban atentos. Tamara agregaba lo suyo contra los prejuicios, y Gastón fue más allá: “Si yo hubiera dicho algo de lo que dije acá, entre la gente con la que vivo, hubiera sido una bomba. Me hacen sentir bien, no me discriminan”, les dijo a sus compañeros.