El grupo ya tiene su personal trainer

Sabíamos que Martín Viaña era piloto, futuro abogado, barman y varias cosas más. Lo que no sabíamos era que además de todo eso, era un personal trainer de lujo. A las 11 de la mañana, cuando el grupo terminó de desayunar, limpiar todo y cambiar las pilas de sus micrófonos, hubo un tiempo de descanso frente a la pileta. Fue cuando Martín se calzó los cortos, y dio comienzo a una clase de aerobics, gimnasia localizada y estiramiento digna del mejor de los gimnasios. Sonriente, como quien conoce del tema, les dio indicaciones no sólo generales sino también particulares a cada uno de sus compañeros, que se plegaron sin decir una palabra a sus instrucciones.

En medio del gym, Gustavo demostró sus dotes actorales con una imitación de los gestos y movimientos del profesor Martín, que soportó tenazmente la cargada.

El cuerpo de Martín parece uno de los que más cómodamente se muestra frente a las cámaras: anoche, a escasas dos horas de vivir en la Casa del Gran Hermano, improvisó un streap tease que todos, o más bien todas, aplaudieron entusiasmados. No dejó de usar la boca y los dedos, con la destreza digna de un stripper profesional.