Gabriel, el eliminado

Gabriel Di Tocco, el carismático concursante de Burzaco, marcó su paso por la Casa desde el principio. Siendo el primero de los semifinalistas en partir, dejó un vacío de risas y alegría. Conocido por su buen humor y chistes, su baja estatura nunca fue motivo de desánimo, al contrario, la llevaba con orgullo.

El Peque, como lo llamaban sus compañeros, hizo su entrada triunfal con un chiste que solo él pudo disfrutar. Esto no hizo más que confirmar su lema: “Divertirme y ser el payaso”. Sus imitaciones, especialmente la de Azul, eran auténticas joyas que arrancaban carcajadas de todos. Sin embargo, no todo fue risas, ya que un juego con Patricio resultó en una lesión que lo dejó con un cuello ortopédico por semanas.

A pesar de su partida temprana, Gabi dejó una marca imborrable en la Casa y en los corazones de sus compañeros. Su energía contagiosa y su habilidad para llevar alegría a todos los rincones se extrañarán. El Peque Di Tocco, un auténtico espíritu libre que demostró que la estatura no define la grandeza de una persona.