Ellos sí, pero ellas no

Los hombres siguen siendo más valientes que las mujeres. Eso vale, al menos, cuando hablamos de la ducha en la Casa de Gran Hermano. Es que ninguna de las niñas de la casa se animó a bañarse como Dios nos hace llegar al mundo. Tímidas y cuidadosas, todas se enjabonaron el cuerpo sin sacarse la bikini, y la maniobra se complicó aún más a la hora de secarse.

Los chicos, en cambio, no tuvieron problemas para revelar las partes más ocultas de su cuerpo: ninguno se cubrió con toallas o pantalones al bañarse, y las espectadoras de Gran Hermano podrán ver los mejores momentos de ese lugar.

El primero en desechar el pudor fue Gastón. Antes del final de su primer día en la casa, mostró sus atributos para refrescarse en la ducha. Y hoy, al salir de la ducha en la mañana, los ojos de Natalia lo encontraron desprevenido. Ella volvió avergonzada a la mesa, donde la esperaba el desayuno, y Gastón no pareció preocuparse mucho por el encuentro.

Después, Santiago siguió en la lista de los hombres que se desvistieron para el baño, y de a poco todos los chicos revelaron sus secretos corporales, y todos quedaron atrapados por el ojo múltiple de Gran Hermano.