Sebastián Spur | Biografía

Tiene sólo 24 años, pero parece que hubiera vivido toda una vida. La razón es que su palabra clave es el cambio. De chico, fue al colegio San Andrés, donde se destacaba por su capacidad intelectual y por su futuro de “traga”. Primer cambio: no quiso ser catalogado de esa manera, y apenas pudo se fue a Gales a terminar el secundario y cambiar su perfil.

Lejos de su familia y su casa de Vicente López, aprovechó la libertad para construirse un nuevo personaje. Dejó en un segundo plano los estudios y se convirtió en el atorrante del grupo, probando todo tipo de actividades y mujeres extra curriculares. Eso duró dos años, pero de vuelta en Buenos Aires se encontró más confundido que antes de salir.

Llegó la hora del segundo cambio: decidió trabajar para juntar plata y viajar. Como no le gusta hacer nada a medias, se consiguió cuatro trabajos, hasta que se pudo ir a Europa. A su regreso, su inquietud lo llevó a probar en tres carreras bien diferentes: gastronomía, marketing y derecho, pero todas fueron quedando en el camino.

A pesar de tanta actividad, tuvo tiempo para el amor. Pero todo, en la vida de Sebastián, aparte de ser cambiante, parece tener fecha de vencimiento. Después de tres años de relación, volvió a dedicar todas sus fuerzas al estudio. Rápido, como el resto de su vida, hizo tres años de Economía en la mitad del tiempo.

Sin embargo, no todos los cambios dependen de él. Hace dos meses se separaron sus padres y tuvo que dejar de lado los lujos que se daba antes. Vive con su madre, que a la vez es su ídola, y tiene que cuidar la plata como nunca lo había hecho antes. Pero seguramente está tranquilo, porque sabe que algún cambio va a llegar. Y atento a lo que pasó en los anteriores, su vida le puede deparar cualquier sorpresa. Tal vez Gran Hermano sea una de ellas.