Carolina Chiapetta / Biografía

Los aviones y las pistas son parte del paisaje para Carolina Chiapetta. Es que además de trabajar para una compañía aérea en el Aeropuerto de Ezeiza, vive muy cerca de ahí, en una casa que comparte con su madre. Hoy tiene 22 años , pero aunque asegura que su infancia fue muy feliz, debió sobreponerse a la muerte de su padre, ocurrida en 1995. Es hija única, y su mejor amiga es su mamá, una siciliana que llegó a la Argentina hace 40 años.

Carolina asegura que es muy familiera. Le encanta pasar tiempo con sus tíos, sus primos y su sobrinito, y también adora a su perro, el tercer habitante de su casa en el Barrio 1 de Ezeiza. “Trabajo en el aeropuerto, y la mayor parte de mis amigos son de ahí”, aclara, aunque después reconoce que no tiene demasiadas amistades.

Tiene novio hace un año, pero desde hace un par de meses está en crisis. “Con Guillermo, mi última pareja, entramos hace dos meses en otra etapa, y hoy nos tomamos un tiempo. De cualquier manera, lo quiero y lo respeto mucho”, se ocupa de aclarar.

Al hablar de sus expectativas, Carolina se muestra segura de lo que puede conseguir. “Estoy muy orgullosa de mis logros, y espero seguir sembrando muchos más”. Su llegada a la Casa de Gran Hermano marca una nueva etapa en su vida. Al hablar de sí misma, no ahorra palabras críticas. “Soy una persona muy generosa, aunque por ser hija única soy bastante caprichosa y celosa también. De todos modos, con mis afectos soy muy leal e incondicional”. “De los demás, siempre necesito demostraciones de cariño”, aclara. Caricias, entonces, será lo que veremos alrededor de Carolina cuando esté en la Casa.