Sebastián abandonó la casa

Sebastián Spur Gran Hermano 3 Argentina

Amenazó varias veces, hasta que finalmente cumplió. Sebastián Spur, alias El Dark, alias El Chef y alias Monseñor (sin dudas el participantes con más apodos dentro del juego), abandonó la Casa por motu propio. En su caso, Sebas se retiró de Gran Hermano porque se sentía solo, y ya no disfrutaba del juego. “Solamente disfruto quince minutos de las veinticuatro horas que tiene el día”, le dijo a Analía en esta semana. Por sus comidas, por sus reflexiones y hasta por sus cambios de humor, sin dudas que se lo extrañará.

Una nueva amenaza del dark

Sebastián Spur y Analía Barrios Gran Hermano 3 Argentina

Parece que está vez va en serio: Seba, luego de charlar con Gran Hermano, se estaría yendo de la Casa entre el lunes y el martes. Al menos eso le comunicó a los chicos, y también a Analía, con la salvedad de que a la Colo le pidió que no dijera nada al respecto a sus compañeras. “Solamente disfruto quince minutos de las veinticuatro horas que tiene el día”, le dijo Monseñor a Analía. La cajera replicó: “Me parece que vos extrañas mucho a Natalia”. “No, no es eso”, dijo Sebas.

Cansados de sus quejas

Sebastián Spur Gran Hermano 3 Argentina

Desde que entró a la Casa, Sebastián acaparó todas las miradas. Al principio porque era el que sabía hacer todo. Pero después, por sus constantes altibajos y las amenazas de abandonar el juego. Ahora, el dark está en su peor crisis y así se lo hizo saber a sus compañeros. “Le prometí a mi mamá que si me sentía mal me iba”, le explicó a Fernanda, quien le reprochó que siempre encuentre algo para quejarse. Lo cierto es que la asistente social no es la única que piensa así: ya son varios los que se cansaron de sus continuos planteos.

Los efectos de una salida inesperada

Sebastián Spur Gran Hermano 3

Aunque muchos no lo decían, en la Casa era un secreto a voces que la que se iba era Viviana. Por eso, al conocer la noticia de que debía abandonar la Casa Natalia, la mayoría no pudo salir de su asombro. El más golpeado de todos fue Sebastián, que desde el momento de la salida no paró de llorar desconsoladamente. El dark fue asistido por sus compañeros, especialmente Fernanda y Pablo, que trataron de calmarlo. “Fue la hermana que nunca tuve”, confesó el chef. Por su parte Pablo, que tenía puesta una remera de la juninense en el momento de la noticia, prefirió soportar el dolor en silencio.

Fuerte cruce entre Sebastián y Viviana

Viviana Colmenero y Sebastián Spur Gran Hermano 3

Hace días que Sebastián está enojado con todos, pero especialmente con Viviana. Por eso decidió descargar su bronca con la morocha. “Cada vez que podés, me agredís”, disparó el dark. “Tengo las p… llenas. Vos me acusaste de manipulador”, continuó a los gritos. “Y por dos días que no me senté en la mesa, vos me condenaste”, le respondió Viviana. “Yo fui honesto con vos cuando te nominé y me cagaste a puteadas”, insistió Sebastián. Después de varios cruces más, Viviana quiso conciliar: “Puede que tengas razón en varias cosas. Si vos me aceptás las disculpas, yo voy a estar agradecida”, le dijo. Y se abrazaron.

Una bomba de tiempo

Analía Barrios y Sebastián Spur Gran Hermano 3

Sebastián se levantó preocupado. Un poco por el juego de las imitaciones y otro poco por los problemas para acercarse a Natalia. Tal vez sea por eso que ve conflictos por todas partes. En el jardín, mientras Analía intentaba consolarlo, él arrancó con su teoría. “Entre las chicas, hay un grupito y hay mala onda”, advirtió el chef. Analía quiso saber más y él intentó explicarle: “No hay una relación como la de los chicos, no terminan de acoplarse”, abundó. Analía lo miraba, ahora también preocupada, y el dark siguió con lo suyo: “Si existe esa mala onda, es una bomba de tiempo”, adelantó.

“Me siento muy mal”

Sebastián Spur Gran Hermano 3

A pesar de que cada vez está más cerca de las chicas, Sebastián tiene una preocupación que no se puede quitar de encima. Las razón es simple: las nominaciones de este lunes lo tienen a mal traer. “Me siento muy mal”, arrancó su charla con Gran Hermano en el Confesionario. “No me siento en la posición de poder elegir a alguien… para enfrentarse a una semana de porquería”, se explayó luego. Si bien en todo momento defendió la buena relación del grupo, una frase bastó para entender los días que se avecinan: “A partir de ahora pueden cambiar las cosas”, dijo el chef.