El tercer lugar fue para Romina

Romina Orthusteguy, de 27 años, fue la segunda finalista en salir de la Casa de Gran Hermano. Con 17.771 votos positivos del público, la publicista obtuvo el tercer puesto. Conocida la noticia, la novia de Eduardo fue llamada al confesionario, donde Gran Hermano le entregó un sobre con 12.000 pesos de premio. Al salir, Romina fue ovacionada por la gente que se acercó a Martínez para darle la bienvenida, y más tarde se encontró con Eduardo y sus familiares, que la recibieron emocionados.

¡Feliz cumpleaños Romina!

Al principio del día, Romina estaba un tanto desconcertada: Gran Hermano no había hecho ninguna mención a su cumpleaños número 28. Pero La Voz de la Casa no olvida nunca, y les regaló a todos un inesperado y deseado almuerzo para festejar el natalicio de la publicista: milanesas, papas fritas, huevos fritos y gaseosas para los cinco participantes que quedan en el juego. “¡Gracias Gran Hermano!”, fue el comentario unánime de los chicos, mientras disfrutaban del manjar y le cantaban el Feliz Cumpleaños a Romi.

Ya están los primeros finalistas

Mauricio Córdoba, Viviana Colmenero y Romina Orthusteguy son los tres primeros finalistas de la tercera edición de Gran Hermano. El skater, la morocha y la publicista fueron quienes eludieron la última nominación con 0, 2 y 3 votos respectivamente, por lo que de manera automática se aseguraron un lugar en la Casa hasta el último día del juego. Sin dudas, los tres afrontarán la última parte del juego con una tranquilidad envidiada por Natalia y Matías, quienes deberán afrontar el duro trago de tener que estar nominados a salir de la Casa.

¿Una nominación cantada?

“Hay cosas que sabes pero no querés ver. Cosas que son así, pero cuando te las dicen…”, arrancó Romina, sin animarse a seguir. Ante la insistencia de los chicos, continuó: “Gastón dijo que ustedes repitieron muchas veces que no se iban a nominar entre sí”, les dijo finalmente a Viviana, Mauricio y Matías. “Entonces esa incertidumbre de si voy a estar nominada o no, ahora no la tengo”, confió la publicista haciendo referencia a que sí o sí va a estar en el banquillo. “Yo también”, agregó Natalia.

Vivi, Romi, y la charla tan esperada

Viviana y Romina se debían una conversación después del comentario de la morocha. “Yo hablé mal de vos”, le dijo a la publicista en el tópico. Luego, como era de esperarse, la charla siguió, pero a solas. “Cuando te dicen algo feo quedas shockeada porque no te gusta. Quizás tu orgullo no deja ver algunas cosas. Siempre crees que tenés razón”, siguió Vivi. “Me siento como el c… por haberte comentado eso en la mesa. La pregunta sonó fea, pero nunca quise decir que te gustara”, se sinceró Romi.

El falso SIM de Matías y Romina

Tanto pidieron la nominada y el “señor queja” su SIM, que Gran Hermano decidió dárselo, pero en forma compartida y entre ellos. Con dos cigarrillos y sendos vasos de gaseosa, el piloto y la publicista disfrutaron imaginando lo que estarían pensando sus compañeros, y antes de salir se pasaron una cebolla por los ojos para simular que habían llorado. “Cuando dijo ‘Matías al SIM’ me emocioné”, confesó “Gordon”, y ya afuera, las opiniones eran coincidentes: “El vio a Damián y ella a Edu”, sintetizó Vivi.

La primera vez de Romina

Es difícil recordar en las tres ediciones de Gran Hermano a alguien que, como Romina, haya recibido tan pocas nominaciones. Hasta ahora, su bajo perfil, y la pronta pareja que formó con Eduardo la protegieron durante la mayor parte del juego. Evitó los conflictos, y en algo la ayudó haber esperado y perdonado a Edu. Pero su suerte comenzó a fallar: su novio se fue, y en esta semana tuvo varios entredichos con Viviana. Ahora, comparte con Pablo la posibilidad de irse, y sufre la angustia de estar nominada por primera vez. Y para colmo, Eduardo ya no está en la Casa para protegerla.

Pablo y Romina, los nominados

La incógnita terminó. La séptima nominación en Gran Hermano dejó a Romina y a Pablo expuestos a la decisión del público. Ya en la recta final del juego, Romi recibió su primera nominación, y conoce por primera vez el temor de tener que abandonar la Casa. Para Pablo no es algo nuevo, sólo que esta vez lo que está en peligro su llegada a la final.

Romina: “Soy ambiciosa”

¿Cuales son los pecados capitales que más sobresalen en tu personalidad?, era la pregunta del tópico que coordinó Mauricio. De todos, la que se mostró más propensa (o sincera) a confesar alguno de los pecados fue Romina. “Tuve envidia cuando mi hermana recién se recibió y empezó a trabajar bien y yo no podía. Mis viejos se juntaban con amigos y hablaban de ella y no de mi”, confesó la publicista. “Además, no sé si tiene que ver con la gula, pero soy ambiciosa. Siempre quiero más”, admitió Romi, de cara a la final del juego.

Fuerte cruce entre Viviana y Romina

Tal vez porque fueron siempre aliadas, sorprendió tanto la discusión. Mientras Gastón le preguntaba a Vivi por los secretos de su profesión, Romi comentó: “Un poco te tiene que haber gustado, porque haber trabajado siete años…”. Sorprendida, la morocha reaccionó: “¿Qué estás diciendo Romina? No es plata fácil, es plata difícil, cada vez encontrás menos la salida”, explicó. “Tal vez es mejor que esperar a fin de mes”, insistió la publicista, y cuando vio el enojo de Viviana, reculó: “Te tomaste la pregunta para cualquier lado”, dijo.