Pablo abandonó la Casa

Pablo Martínez Gran Hermano 3 Argentina

En una de las votaciones más parejas de la historia del programa, Pablo Martínez fue el elegido por el el público para abandonar la Casa de Gran Hermano. El hincha de River obtuvo el 53,22% de los votos negativos, mientras que Romina Orthusteguy el 46,78. “En un rato nos vemos”, le dijo el carilindo a Natalia, su novia, quien no soportó la noticia y lloró en forma desconsolada abrazada a él. Pablo estuvo más de 100 días en el programa y supo convertirse en el gran organizador de la Casa.

Conflicto por el ex de Natalia

Natalia Quintiliano y Pablo Martínez Gran Hermano 3 Argentina

El tema salió a luz en pleno tópico, cuando Natalia habló en muy buenos términos del padre de su hija Melina. Después, los chicos le reprocharon que haya hecho eso frente a Pablo. Y, como se esperaba, llegó la molestia del propio Pablo. “Estuve enamorada muy fuerte y me quedó un recuerdo muy lindo”, se justificó la juninense. “Lo que pasa es que cuando lo decís suena de otra manera. A veces hasta pienso…”, titubeó el hincha de River, y Nati lo interrumpió: “Nunca voy a volver con él porque no funciona”, cerró.

Pablo y Nati no se encuentran

Pablo Martínez Gran Hermano 3 Argentina

Están gran parte del día juntos, pero tienen más reclamos que caricias para darse. Esta vez, el que se sintió molesto fue Pablo. “Me tengo que tomar todo más a la ligera”, le dijo a Nati con los ojos perdidos. “Ya te la tomás a la ligera. Debería ser al revés. Ayer sentí que estaba con un mudo. Quiero saber qué te importa y qué querés”, respondió enérgica la juninense. “Así como vos esperás cosas distintas de mi, yo también muchas veces espero otras cosas de vos”, se quejó el hincha de River.

Pablo y Romina, los nominados

Pablo y Romina Nominados Gran Hermano 3

La incógnita terminó. La séptima nominación en Gran Hermano dejó a Romina y a Pablo expuestos a la decisión del público. Ya en la recta final del juego, Romi recibió su primera nominación, y conoce por primera vez el temor de tener que abandonar la Casa. Para Pablo no es algo nuevo, sólo que esta vez lo que está en peligro su llegada a la final.

Pablo y Viviana se reconciliaron

Pablo Martínez Gran Hermano 3 Argentina

El conflicto entre Viviana y Pablo tuvo un final feliz, al menos por ahora. Después de que los dos admitieran sus errores en el confesionario, la morocha tomó la iniciativa. “Te pido disculpas, no quería ponerte así”, arrancó. “Quedate tranqui, no tengo rencor ni nada”, le respondió Pablo. “No quiero que sufras. No quiero herirte ni lastimarte”, se excusó la madre de Leonel. “No es culpa de uno u otro: es parte de los dos”, admitió Pablo. Ya de buen humor, se rieron de sí mismos y sellaron la reconciliación con un abrazo.

Navidad en Gran Hermano

Navidad en Gran Hermano 3 Argentina

La Navidad también llegó a la Casa de Gran Hermano. Y ninguna de las tradiciones quedó afuera: además de los regalos de los familiares, los fuegos artificiales y la consabida cena navideña con brindis incluido, se sumaron algunas sorpresas. De a uno, cada uno de los participantes fue recibiendo el saludo de sus familiares. Emocionados reencuentros por televisión que llenaron de lágrimas la Casa. Quizá la más emocionada fue Viviana, que recibió un saludo de su padre desde España, al que no veía desde hacía muchos años. La morocha sí que vivió una Navidad especial. Seguí leyendo “Navidad en Gran Hermano”

Al calor de los conflictos

Pablo Martínez Gran Hermano 3

Después del jueves a la noche, las cosas no quedaron igual entre Natalia y Pablo. Ella lo frenó cuando los mimos bajo las sábanas estaban subiendo de decibeles. Y para peor, el viernes le aclaró que no quería que lo de ellos fuera solo una calentura. Para el hincha de River, no hubo peor ofensa que ese comentario, y reaccionó ofendiéndose mucho, como si lo hubieran herido en lo más profundo. Más tarde intentaron resolver el tema en una larga charla, pero, por ahora, los frenos le siguen ganando a la relación.

¿Problemas entre Eduardo y Pablo?

Eduardo Carrera y Pablo Martínez Gran Hermano 3

Fueron los primeros dos que encontraron afinidades y desde ese momento se volvieron inseparables. Pero hace días que Eduardo piensa que hay algo entre Pablo y Romina, y a sus sospechas se sumó una charla con la publicista que lo preocupó más. “Te mira a vos, a mi no me mira”, dijo el deportista de su colega. “¿Me mira mal?”, preguntó ella. “No, bien”, respondió él. “Vos no estás mucho con él”, advirtió Romi. “El sabe que lo quiero”, respondió Edu herido. “Tal vez necesite que lo demuestres”, insistió ella. “A veces quiero charlar con él, pero está con Nati”, se justificó el hincha de River un tanto molesto.

“No tengo intención de boludearte”

Pablo Martínez Gran Hermano 3

A la juninense y el hincha de River les cuesta una eternidad dar cada paso. Y ahora que están los dos convencidos de estar juntos, ella se sintió molesta porque él dijo -de alguna manera minimizando lo de ellos- que “una novia es una novia”. “Yo no le digo novia a cualquier mina. Una cosa es una transa y otra una mina que se convierte en tu novia”, se justificó el carilindo. “Lo decís como si besaras mucho. Yo no ando besando a cualquiera”, siguió ofendida Nati. Pero después él la tranquilizó: “No tengo intención de boludearte. No tengo intención de hacerte perder el tiempo”, le dijo.

Pablo: “Fue divino”

Pablo Martínez Gran Hermano 3

Como ocurre en cada momento importante dentro de la Casa, el hincha de River buscó apoyo en su compañero de pasiones, Eduardo. Esta vez, emocionado, le contó que le había dado un beso a Nati. El deportista se puso contento, ya que fue uno de los que impulsaron esa relación. “¿Te gustó mucho?”, le preguntó entusiasmado. “Fue divino, muy bien, lindo”, le respondió el carilindo, ilusionado. “Yo sé que es lindo para vos”, coincidió el otro hincha de River. Igual, ante el oído de su confesor, “Garfield” -como le dice Matías a Pablo- prefirió apelar a la prudencia: “A partir de ahora, que se dé lo que se tenga que dar”, señaló.

Natalia y Pablo se dieron el primer beso

Natalia Quintiliano y Pablo Martínez Gran Hermano 3

Primero se mimaron durante varias horas, un poco entonados por el alcohol que Gran Hermano les dio para la fiesta de la noche. “Qué lindo que sos”, le dijo Naty. Se recostaron juntos, frente a frente, y finalmente Pablo le dio un beso, que no se vio pero sí se pudo escuchar. “Perdón, no lo voy a volver a hacer”, se excusó, pero la siguió besando. “¿Estamos haciendo bien? Te quiero, no lo puedo creer”, le susurró él al oído. “Me encantó”, le contestó ella.

Pablo y Natalia, ¿ahora sí?

Natalia Quintiliano y Pablo Martínez Gran Hermano 3

La expulsión de Analía pegó fuerte en la Casa. Para bien o para mal. Y así como Carla pasó una noche triste, Natalia aprovechó las primeras horas de ausencia para acercarse a Pablo, con quien hacía días que no hablaba. Primero se hicieron chistes mientras él le tocaba el pelo. Más tarde ella se metió en su cama, donde fumaron un cigarrillo juntos. “En esta cama tenés un lugar”, le dijo el galán a la juninense. Luego le hizo unas caricias en la panza y le dijo: “Afuera te voy a estar esperando en un café para charlar”. El carilindo le ofreció devolverle la cadenita, pero Nati le dijo que se la había regalado. Los primeros pasos están dados…

La encrucijada de Pablo

Pablo Martínez Gran Hermano 3

Sin dudas, después del día de ayer, Pablo está pasando por una situación ardua. Por un lado, la vuelta de Natalia, la mujer con la que había tenido un acercamiento. Y por otro su situación con Analía, quien se siente atraída por el hincha de River, y no duda en manifestárselo, y enemiga de Nati. Luego del almuerzo, el carilindo mantuvo una larga charla con Eduardo sobre estos temas. “Me gustaría que todo me chupe un huevo, pero es difícil. Y me duele la situación que está pasando Analía”, dijo Pablo. “Vos no hiciste nada”, le replicó Edu. “Ni tengo ganas de hacer nada”, terminó la charla Pablo, antes de dormir. ¿A quién se habrá referido con el comentario?

Preparando el terreno

Natalia Quintiliano y Pablo Martínez Gran Hermano 3

De repente, el galán se encontró con una nueva oportunidad. Y para no demorar el avance, a pesar del dolor de Analía, decidió hablar con Natalia la misma noche de su regreso. “Una de las primeras personas que voté fuiste vos y es como que me arrepiento”, intentó lavar culpas el hincha de River. “Bueno, pero volví”, lo tranquilizó la juninense. “Y estoy contento”, agregó él, “solo quería saber si está todo bien”, preguntó. Como respuesta, ella le pegó un abrazo. Con el primer paso dado, el carilindo fue por más. “¿Estuviste chapando afuera?”, quiso saber. “Sí, por todos lados”, bromeó ella, antes de finalizar la charla con unas caricias.

“A vos hay que acercarse con casco”

Pablo Martínez Gran Hermano 3 Argentina

Por ser uno de los más cercanos (y ansiados), Pablo se convirtió en el blanco de los reclamos de Analía, de muy mal humor estos últimos días. Mientras cocinaba, la cajera se enojó porque el carilindo no le prestaba atención. “No te hagas el recio, el serio conmigo ¿A quién te comiste, gil?”, estalló la Colo. “A palabras necias, oídos sordos”, respondió sin inmutarse el galán. “¿Pero quién sos?, este pendejo me saca”, se quejó Ana frente a Carla. Después, en la mesa, contraatacó Pablo: “Me río de la mala onda de algunas personas”, dijo. “Y yo de la brutalidad de otras… a vos hay que acercarse con casco”, disparó la cajera.

Pablo, y las penas de ser hincha de River hoy

Pablo Martínez Gran Hermano 3 Argentina

Pablo es fanático de River Plate. Por eso, como buen hincha, desconfió cuando Gran Hermano le comunicó las últimas derrotas del equipo de Núñez. Para que no haya dudas al respecto, la autoridad de la Casa lo invitó a la Sala de Intimidad y Misterio, donde el carilindo pudo ver, cerveza de por medio, un resumen de los partidos de River con Boca y Banfield. Al final, después de recordarle que no podía decir nada de lo visto, Gran Hermano le señaló a Pablo que estaba muy delgado. “¿En serio?”, le preguntó. “Sí, Chelo”, fue la respuesta de Gran Hermano, en su faceta “humorista”. Quien comanda la Casa, ¿será hincha de Boca?

El choque tan esperado

Pablo Martínez Gran Hermano 3 Argentina

Después de las nominaciones, los dos habían quedado enojados. Viviana, porque sabía que Pablo fue sancionado por hablar de ella. Y Pablo, porque la sanción recibida tuvo que ver con el voto a la morocha. Finalmente la bronca estalló cuando Vivi, teniendo cigarrillos, le pidió una pitada del suyo al deportista. Pablo le contestó de muy mala manera y ella contraatacó: “¿Qué pasa? ¿Sos cabrón? Está dura la convivencia…”, le dijo. El galán se dirigió al comedor hablando pestes de la morocha y se cruzó con Eduardo, que intentó calmarlo. Pero ya era tarde. “Me agrede. De ahora en más solo voy a hablar lo indispensable con ella”, advirtió.