El sueño terminó para Natalia

Natalia Quintiliano Gran Hermano 3 Argentina

La octava y última eliminación en Gran Hermano dejó afuera a Natalia. Ella había sido una de las pocas en la historia del juego en poder reingresar a la Casa después de hacer sido eliminada, y hasta había superado varias nominaciones camino a la final. Pero el público quiso que Matías sea el elegido, y Natalia obtuvo el 64,18% de los votos, mientras que su contrincante obtuvo sólo el 35,82%. Ahora, Natalia podrá reencontrarse con su hija Melina, y aclarar su situación con Pablo.

“Saliste nominado como cualquiera”

El tópico era sobre los días más y menos felices dentro de la Casa, y estaba coordinado por Mauricio. Cuando le tocó el turno de hablar a Matías, el piloto no disimuló su fastidio por estar nominado. “Me dolió lo que pasó”, dijo, en clara alusión a Natalia. La juninense enseguida salió a aclarar los tantos: “Saliste nominado como cualquiera. Aparte siempre me plantean cosas a mí y no a Romi”, señaló. Allí apareció Viviana, que le reprochó su voto a la publicista. “Vos estás loca”, fue la respuesta de Romi. La historia continuará, sin dudas…

“La persona que más juega sos vos”

La discusión entre Natalia y Viviana siguió, con dardos afilados entre la morocha y la juninense. “Acá adentro la persona que más juega sos vos”, acusó Nati. “Yo juego, jamás lo negué, pero derechita”, replicó Vivi. “Sos insportable”, siguió Natalia. “Yo ya estoy en la final. Vos me estas deseando el mal, pero no lo estas logrando”, dijo Vivi. “Vos haces cosas a cualquier precio”, disparó la juninense.“ Y vos tenés herpes, que se contagia por relaciones sexuales. Afuera veremos como sigue esto”, aulló Vivi, y cerró: “Ojalá que te vaya bien”.

“Me tenés podrida”

La Casa quedó caliente luego de las nominaciones de ayer. El tema es excluyente, y así lo trataron en una charla Viviana, Natalia y Matías. Una vez más, la morocha criticó a la juninense por su forma de nominar. “La verdad Vivi, me tenés podrida. Seguís una y otra vez con el mismo tema, ¡cortala, por favor!”. “Acá se habló mucho de compañerismo, y mirá lo que quedó”, señaló Vivi, mientras Matías intentaba (en vano) contemporizar. El clima adentro del juego, demás está decir, se corta con un cuchillo…

“Es pura estrategia de juego”

Natalia se levantó mal. Es que, por la noche, había admitido que a “las novias” (Romina y ella) les convenía nominar de cierta manera para hacer contrapeso con “la triple alianza” (Vivi, Mati, Mauri). Al conocer esto, Viviana la entendió un poco y se enojó otro tanto. “Entonces ahora sí todos estamos jugando”, arrancó la morocha, que después mostró su molestia: “Que ustedes digan todo el día que van a quedar nominadas, hace que nos sintamos peor todavía”, se quejó. “Esta vez tengo que pensar fríamente. Es pura estrategia de juego”, finalizó Nati.

“Me quiero ir a mi casa”

El paso del tiempo les pesa a todos, de mayor o menor manera. Y aunque estuvo unos días afuera, la juninense ya está cansada. “No tengo ganas de hacer nada”, le confesó a Matías. El piloto, experto en quejas y reclamos, la entendió perfectamente. “Me quiero ir a mi casa”, insistió la madre de Melina, algo confundida con esta nueva sensación. “Nunca me había pasado hasta ahora. Siempre quise estar”, le dijo a Gordon. “Igual no sé lo que quiero. Que sea lo que Dios quiera”, finalizó la juninense, dejando todo librado al azar.

“Llegar acá es algo que no me esperaba”

Natalia Quintiliano Gran Hermano 3

Después de que Pablo abandonara el juego, Gran Hermano fue llamando al Confesionario a cada uno de los cinco chicos que quedan en la Casa. Cuando llegó el turno de Natalia, la juninense se sinceró ante La Voz. “Voy a sentir mucho la ausencia de Pablo. Es una sensación rara y linda a la vez. Llegar acá es algo que no me esperaba. Se siente que somos re poquitos, y se que voy a estar afuera con Pablo. Lo quiero un montón”, señaló.

Conflicto por el ex de Natalia

Natalia Quintiliano y Pablo Martínez Gran Hermano 3 Argentina

El tema salió a luz en pleno tópico, cuando Natalia habló en muy buenos términos del padre de su hija Melina. Después, los chicos le reprocharon que haya hecho eso frente a Pablo. Y, como se esperaba, llegó la molestia del propio Pablo. “Estuve enamorada muy fuerte y me quedó un recuerdo muy lindo”, se justificó la juninense. “Lo que pasa es que cuando lo decís suena de otra manera. A veces hasta pienso…”, titubeó el hincha de River, y Nati lo interrumpió: “Nunca voy a volver con él porque no funciona”, cerró.

“Fue todo inconsciente y rápido”

Antes de dormir, Pablo y Natalia entablaron una charla, que derivó en la maternidad de Nati. “¿Cómo quedaste embarazada?”, quiso saber el carilindo. Y la juninense no le escapó al bulto. “Empecé a salir con el padre de mi hija, y no nos cuidábamos. Fue todo inconsciente y rápido. A los cuatro meses nos casamos y nació Melina”, le dijo. Pero es sabido que esa relación tuvo un final, y Nati se lo contó a Pablo: “Las cosas no venían bien y a los 19 años, con una nena, tomé la decisión de separarme. Tenía que actuar en ese momento”, concluyó.

“Estaba convencida de que me iba yo”

Feliz e incrédula. Así se sintió Natalia cuando se enteró que no era ella la sexta expulsada de Gran Hermano. Sin poder contener las lágrimas, se abrazó con cada uno de sus compañeros y no paró de repetir que se imaginaba otro desenlace. “Estaba convencida de que me iba yo”, aseguró una y otra vez, y todavía temblando confesó: “Estaba preparada para otra cosa”. El otro que festejó fue Pablo, que la apretó entre sus brazos y le dijo “tenemos una semana más para chapar”.

“Me tratás en forma autoritaria”

Después de las recomendaciones de Viviana, Romina y Matías, Natalia decidió enfrentar a Pablo. “Todos están conformes con vos, pero sos demasiado responsable y exigente. Por eso no tenés tiempo para mi. Al hacer tanto, yo quedo de lado”, comenzó diciendo. “Además, a mi me tratás en forma autoritaria. Me molestan algunas cargadas y que te tenga que dar tantas explicaciones ”, reclamó la juninense. Para el final, entre lágrimas, dejó una expresión de deseo: “Quiero que me hagas sentir que soy importante para vos”, le dijo.

Natalia recibió a su hija en la SIM

Melina, la hija de Natalia Quintiliano en Gran Hermano 3 Argentina

Había terminado el almuerzo, y Gran Hermano llamó a Natalia a la Sala de Intimidad y Misterio. Al entrar vio una caja rosa con un moño y un montón de juguetes. La sorpresa fue total cuando desde adentro de la caja apareció su hija Melina, ante la emoción de la juninense. Melina le contó que Papá Noel le había traído un vestidito, y que los Reyes Magos le regalaron una pileta de natación. Luego jugaron a la peluquería, y la niña le dijo a su madre que Sebastián la había visitado en su ciudad natal. Un fuerte apoyo para Nati, entre tantas nominaciones… Seguí leyendo “Natalia recibió a su hija en la SIM”

Natalia, en el centro del conflicto

Mientras Pablo dormía toda la mañana, sin poder recuperarse de la agresión de Viviana, en el jardín el conflicto tomaba nuevos rumbos. Allí Natalia intentó pedirle a la morocha que se acerque al carilindo, pero en lugar de eso Vivi, Romi y Mati le hicieron admitir que Pablo la trata mal. “Como ya tuviste fracasos amorosos, vos preferís callarte”, analizó la madre de Leonel. “Tenés que decir lo que te pinta”, coincidió Mati. “No veo la hora de que llegue mañana”, confesó Nati entre lágrimas, sin saber qué hacer.

“Tengo miedo de volver a fracasar”

Desde el comienzo, la relación de Natalia y Pablo fue un tema complicado. Y si bien cada vez se los ve mejor, las trabas siguen existiendo. Por lo menos, así se lo hizo saber la juninense a Viviana. “Muchas veces creo que no me quieren”, arrancó diciendo la madre de Melina. “¿Siempre tuviste esa desconfianza?”, indagó la morocha. “Es el miedo a enamorarme y que me vaya mal”, explicó Nati. “A Pablo lo adoro, es divino. Pero lo que me pasa es más interno. Tengo miedo de volver a fracasar”, admitió, sin vueltas, la novia del carilindo.

Nati: “Siento como que no hay nada”

Natalia Quintiliano Gran Hermano 3

Las dudas de Nati y Pablo están a la orden del día, y salvo las certezas que encuentran bajo las sábanas, el resto son todas preguntas. Así, preocupada, fue la juninense a pedirle consejos a Eduardo. “A veces no tenemos tema de conversación. Siento como que no hay nada”, se quejó la madre de Melina. El deportista le dijo que ya va a cambiar, pero ella insistió: “Es como que nos ignoramos mucho a veces. Al ser tan fríos me cuesta más todavía”, confesó ella. “Nati, te aseguro que le gustás mucho”, pretendió ayudar Edu, en su rol de celestino.

Navidad en Gran Hermano

Navidad en Gran Hermano 3 Argentina

La Navidad también llegó a la Casa de Gran Hermano. Y ninguna de las tradiciones quedó afuera: además de los regalos de los familiares, los fuegos artificiales y la consabida cena navideña con brindis incluido, se sumaron algunas sorpresas. De a uno, cada uno de los participantes fue recibiendo el saludo de sus familiares. Emocionados reencuentros por televisión que llenaron de lágrimas la Casa. Quizá la más emocionada fue Viviana, que recibió un saludo de su padre desde España, al que no veía desde hacía muchos años. La morocha sí que vivió una Navidad especial. Seguí leyendo “Navidad en Gran Hermano”

El invicto de Natalia

Natalia Quintiliano Gran Hermano 3

Es evidente que algo de ella a sus compañeros no les termina de gustar. La salida, la entrada, los nuevos lazos y la relación con Pablo, siguen sin cosechar sus frutos. En las tres nominaciones en que estuvo en la Casa, la juninense quedó siempre en el banquillo. Y esta vez fue, por lejos, la que más votos recibió: 9. Para eso fue elegida por Romina, Viviana, Eduardo y Mauricio en primer lugar, y por Matías en segundo. De las dos nominaciones anteriores que debió enfrentar, salió expulsada en la primera y bien parada en la segunda.