Lorena, la expulsada

Lorena González Gran Hermano 1 ArgentinaFinalmente, la votación telefónica decidió que Lorena fuera la primera expulsada de la Casa. Con el 68% de los votos, la “Cardone” fue la elegida por la gente. Tras una despedida emotiva, la ya ex habitante de Gran Hermano se reunió con Soledad Silveyra en la emisión en vivo del programa especial de los sábados en Telefe. Allí escuchó las razones que sus compañeros dieron al nominarla, y entre algunas lágrimas reconoció: “tienen razón”. Luego, despidió en directo a sus compañeros, y le envió besos muy especiales a Natalia y a Tamara, con quienes había tenido las relaciones más profundas en los quince días de convivencia.

Lorena: “No me quiero ir”

Alejandro Restuccia y Lorena González Gran Hermano 1 ArgentinaCuando falta muy poco para que la gente decida quién será la primera en salir de la casa, Lorena vive los últimos instantes con expectativa. A pesar de extrañar a su hijo, tiene clara su situación: “No me quiero ir”, le dijo sin vueltas a Alejandro en una charla a solas. “Aunque si tengo que salir me la banco”, remató con otra de sus demostraciones de autosuficiencia. Entonces comenzó a imaginarse qué haría afuera: “Tal vez me vaya con mi hijo unos días”. Sin embargo, Lorena, tal vez viendo que la cordobesa ya no es tan popular entre los participantes como al principio, se siente más adentro que afuera. Por eso sigue cocinando para sus compañeros.

Patricia y Lorena nominadas

Patricia y Lorena resultaron nominadas por sus compañeros para abandonar la Casa el próximo sábado. Según el sistema, cada participante tuvo que votar a dos concursantes. El primero, recibió dos puntos. El segundo uno. De esta manera, las dos que recibieron más votos fueron Patricia Villamea, “Córdoba”, como la llaman en la Casa y Lorena González, oriunda de Santa Cruz. La “Cardone” siempre fue resistida en el grupo. Patricia no tuvo ese perfil, pero sus constantes desequilibrios emocionales marcaron la tendencia en el voto.

Llegada, pileta y champagne

Una cena fría esperaba anoche a los nuevos habitantes de la Casa de Gran Hermano. Después participaron de un brindis general por la futura convivencia. El champagne animó el ambiente, y todos entregaron un regalo a cada uno de sus compañeros: en los paquetes que repartió Natalia había unos pequeños ángeles para alimentar la suerte. Martín pensó en gomitas para el pelo y hebillas para las chicas. Seguí leyendo “Llegada, pileta y champagne”