Analía fue expulsada de la Casa

Analía Barrios Gran Hermano 3 Argentina

Por un indiscutible 70% de los llamados recibidos, el público decidió que Analía Barrios, la cajera de Banfield, sea la que abandone esta vez la Casa de Gran Hermano. Con su partida, sin dudas hay una vencedora: Viviana Colmenero, que no sólo sobrevivió a tres nominaciones, sino que se “deshizo” de dos de sus enemigas dentro del juego: Analía y Fernanda Zapata. La Colo deja en Gran Hermano a una amiga como Carla, a un muchacho que le gusta como Pablo, y una enemiga declarada como Natalia. Afuera está su madre, y su novio Diego. Se la va a extrañar, sin dudas.

Primer round entre Natalia y Analía

Analía Barrios Gran Hermano 3 Argentina

Se miraron, se midieron y finalmente se cruzaron. La Guerra Fría de Natalia y Analía se convirtió en batalla franca cuando en el tópico sobre lo que cada uno “fue, es y será” la cajera tiró la primera piedra. “Seré siempre celosa. Es malísimo pero no lo puedo controlar. Soy muy protectora, cuando el corazón me dice ‘esta es la persona’ (por Pablo), a esa persona no me la toca nadie”, advirtió la Colo. “Pero esas personas no son propiedad tuya”, contraatacó la juninense mostrando sus armas. “Ese pedacito que me da una persona, a modo de amistad, lo considero como mío. Algunos llegan antes y otros después”, puso los puntos Ana.

Declaración de amor

Pablo Martínez y Analía Barrios Gran Hermano 3

Después de pasar uno de los días más angustiantes en la Casa, sufriendo por la entrada de Natalia y el peligro de perder a Pablo, Analía decidió pasar del sufrimiento a la acción. Así fue como llamó al carilindo a la habitación de los Reyes y cuando estuvieron solos le mostró la sorpresa que le había preparado. Se trataba de un cartel debajo del almohadón que decía “te amo”. Al verlo, el galán no supo cómo reaccionar. Ella le dio un beso en la mejilla y se abrazaron cariñosamente. Cuando él se fue, ella se quedó sola, pensando y mirando fotos que sacó de su valija.

“Mi tiempo ya está”

Analía Barrios Gran Hermano 3 Argentina

Después del balde de agua fría que significó la nominación y la entrada de Natalia, Analía estaba esperando una charla con Pablo, y la charla llegó. “Ya no voy a ser la misma con vos”, se lamentó la cajera. “¿Por qué?”, se hizo el desentendido el galán. “La incomodidad, las miradas”, dijo ella en clara referencia a Natalia. “¿A qué te referís?”, disimuló el hincha de River. “Una persona que no tolero está de vuelta, y con alguien que quiero a full, que es todo”, confesó la Colo. “¿Qué tiene que ver?”, si hizo el tonto Pablo. “Nada”, se cansó ella, “mi tiempo ya está, me llevo lo mejor”, concluyó.

Analía no lo puede creer

Analía Barrios Gran Hermano 3

Cuando todos compartían los sillones del living, esperando el contacto con Solita, Analía saltó con un dudoso “voy al baño”. Es que la recién venida Natalia ya se había ubicado muy cerca de Pablo, y hasta se pudieron adivinar algunas miradas entre ellos. Carla y Viviana creyeron comprender a la Colo, y la siguieron hasta el tocador. “Tratá de seguir con el juego, divertite”, le sugirió Vivi. Carla no supo hacer otra cosa que abrazarla. Más tarde, cuando se enteró que estaba nominada, la cajera exclamó al aire “¡Bingo!”, y agregó: “para mí es una suerte”, tal vez para encontrar algún desahogo.

Fuerte pelea por la comida

Analía Barrios y Carla Bazán Gran Hermano 3 Argentina

En la Casa se respiraba malhumor por la tarde. Una de las razones era la escasez de comida y Pablo no tuvo mejor idea que proponer una distribución más racional de las reservas. Terminó de decirlo y la mesa se convirtió en campo de batalla. Todos reaccionaron mal, pero Analía, que ya estaba molesta, especialmente. Y Viviana, que no se calla nada, dijo que es difícil racionalizar cuando algunas personas, como la propia Analía, no confían en los otros y se guardan cosas. La cajera reaccionó a los gritos en un nuevo cruce verbal con Viviana.

El mal momento de Analía

Analía Barrios Gran Hermano 3 Argentina

Parece que no solo Diego sufre la ausencia de la asistente social. Analía, una de las más fuertes de la Casa, también se siente sola y hasta tuvo ganas de salir. “Me sentía muy acompañada por Fer”, les contó a Mauri y Carla. “No me iría, tal vez, pero siento que ya es diferente todo acá dentro y extraño a mi mamá”, les confesó. “Tengo que sacar de la valija cositas para darme fuerza que antes no necesitaba”, graficó la cajera, que después pasó varias horas sola en la habitación, con su osito de peluche y sus fotos, tratando de cargarse de afecto.

Sin piedad

Analía Barrios y Fernanda Zapata Gran Hermano 3 Argentina

Las chicas no le dan respiro a la crítica. Y a pesar de que Viviana estaba recostada junto a ellas, disfrutando de su primer día de no nominada, Fernanda y Analía opinaron sobre la morocha. Molesta, como si su presencia la afectara, arrancó Fernanda: “Yo me rompo toda para ganar 400 pesos, y ésta en una semana…”. Analía estuvo de acuerdo y Fer continuó. “Es un camino fácil el que eligió, aunque después se ponga difícil”, fustigó. La Colo aprovechó para decir lo suyo, también en voz baja: “Yo no le creo que quiera cambiar algo”, sentenció, mientras a menos de un metro, Viviana disfrutaba del sol.

La tercera en discordia

Analía Barrios y Pablo Martínez Gran Hermano 3

Está claro que a Analía le duele la relación entre Natalia y Pablo. Pero lejos de quedarse callada, la cajera decidió hablar con el hincha de River. Primero le reclamó que estuvo mucho tiempo con la juninense en el jardín y después le dio consejos, comentándole lo complicado que resultaría tener una relación dentro de la Casa. Mientras hablaban, entró Viviana y no tuvo mejor idea que preguntarle a Pablo si le gustaba Natalia. El galán admitió que le encantaba. “A vos te encantan los mimos, pero no medís que esto puede estar lastimando a otra persona”, le advirtió la cajera sin dejar de mirarlo a los ojos.

Los celos de Analía

Analía Barrios Gran Hermano 3

La cajera de Banfield se cansó de aguantar y comenzó a pasar factura. Molesta por la relación cada vez más íntima entre Natalia y Pablo, le habló a Carla, su confesora. “Si viene un chancho de otro chiquero (por Nati) y acaricia a Pablo, no me gusta nada”, admitió. Hablando de la juninense, la Colo no se anduvo con vueltas. “Quiero que se vaya”, sentenció. “Yo también, para no verte con esta cara”, le respondió Carla de manera solidaria. “Cuando estoy celosa fuiste, porque me pongo como una fiera”, advirtió la cajera.

Los objetivos de Analía

Analía Barrios Gran Hermano 3 Argentina

Antes de almorzar, Fernanda y Analía charlaban, en la pieza de las chicas, acerca de las idas y venidas que están ocurriendo en la Casa. Allí fue cuando la cajera de Banfield le dejó claro a la asistente social (y, claro está, a todos los televidentes) cuales son sus objetivos dentro de la Casa. “Yo acá vine a tener amistades, no vine a tener una descarga sexual. Afuera, yo tengo mi vida hecha”, dijo la Colo. La alusión a su pareja, con la que hace nueve años que está de novia, fue más que clara.

Una bomba de tiempo

Analía Barrios y Sebastián Spur Gran Hermano 3

Sebastián se levantó preocupado. Un poco por el juego de las imitaciones y otro poco por los problemas para acercarse a Natalia. Tal vez sea por eso que ve conflictos por todas partes. En el jardín, mientras Analía intentaba consolarlo, él arrancó con su teoría. “Entre las chicas, hay un grupito y hay mala onda”, advirtió el chef. Analía quiso saber más y él intentó explicarle: “No hay una relación como la de los chicos, no terminan de acoplarse”, abundó. Analía lo miraba, ahora también preocupada, y el dark siguió con lo suyo: “Si existe esa mala onda, es una bomba de tiempo”, adelantó.

Los chicos renuevan su look

Eduardo Carrera y Analía Barrios Gran Hermano 3

Como para distenderse del tenso clima de las nominaciones, que se darán a conocer esta noche en el especial semanal conducido por Soledad Silveyra, los chicos decidieron pasar la tarde renovando su look y tiñéndose el pelo. Así, Sebastián, Eduardo y Matías pasaron por las manos de Analía, la “peluquera” oficial de la Casa. Sin dudas, la situación más divertida se dio cuando, a falta de una cofia, la cajera de Banfield utilizó un preservativo para la cubrir la cabeza de Eduardo, con resultados negativos. ¡La coquetería ante todo!