Casa de Gran Hermano 3

La Casa de Gran Hermano 3

La alfombra, agradecida – La imagen habitual de los chicos ordeñando a la vaca Margarita o jugando con el ternero Ernesto, forman parte de un pasado archivado. Lo mismo que las caricias de Ximena a Malena y Palmito, sus canes protegidos. En esta nueva versión de Gran Hermano no va a haber mascotas, por lo que los participantes van a tener que dirimir sus acuerdos y diferencias entre ellos.

Seguí leyendo “Casa de Gran Hermano 3”

Viviana torció la historia

Viviana Colmenero Ganadora de Gran Hermano 3 Argentina

En la elección más reñida de la historia de Gran Hermano, Viviana Colmenero se quedó con el premio mayor: ganó la final, y les demostró a todos que siempre se puede volver a empezar. A pesar de haber sido una de las más nominadas por sus compañeros, y de haber discutido con todos los habitantes de la Casa, la morocha remontó la adversidad a fuerza de ser sincera y no callarse nada. Por eso, el público quiso que ella tenga su premio. Ahora, Vivi tendrá la oportunidad para llevar a cabo lo que siempre quizo hacer: reconstruir su vida junto a su hijo y a su familia.

A Mauri le faltó poco

Mauricio Córdoba Finalista Gran Hermano 3 Argentina

En la elección final más reñida de la historia de Gran Hermano, Mauricio Córdoba se quedó, por decisión de la gente, con el segundo premio. Con votos positivos, al skater no le alcanzó para derrotar a la ganadora, Viviana Colmenero. Pero, al igual que sus compañeros, Gran Hermano le regaló un premio de 15 mil pesos. Uno de los Hermanos Macana, Mauri se caracterizó por su humor y su buena onda, en una experiencia que significó un cambio rotundo en su vida.

El tercer lugar fue para Romina

Romina Orthusteguy Tercera Finalista Gran Hermano 3

Romina Orthusteguy, de 27 años, fue la segunda finalista en salir de la Casa de Gran Hermano. Con 17.771 votos positivos del público, la publicista obtuvo el tercer puesto. Conocida la noticia, la novia de Eduardo fue llamada al confesionario, donde Gran Hermano le entregó un sobre con 12.000 pesos de premio. Al salir, Romina fue ovacionada por la gente que se acercó a Martínez para darle la bienvenida, y más tarde se encontró con Eduardo y sus familiares, que la recibieron emocionados.

Matías, el cuarto

Matías Bagnato Gran Hermano 3

Matías Bagnato resultó, por decisión del público, ser el primero de los cuatro finalistas en abandonar la Casa de Gran Hermano. Con 6651 votos positivos, Matías se despidió emocionadamente de sus compañeros. Pero antes de dejar el lugar que lo cobijó por más de cuatro meses, La Voz de la Casa le regaló una sorpresa: un premio de diez mil pesos por haber salido cuarto dentro del juego. Sin dudas, Matías fue uno de los personajes más divertidos de las tres ediciones de Gran Hermano.

Más diferencias entre Vivi y Mauri

Parece que al final del programa, Viviana y Mauricio se dieron cuenta que difieren en más de un tema. Después de los fuertes cruces del jueves, la morocha y el skater se reunieron a hablar antes de acostarse. El tema, como no podía ser de otra manera, fue la salida. “Yo ya me quiero ir. Extraño mucho a mi hijo. No aguanto más”, confesó la madre de Leonel. Por el otro lado, Mauri opinó distinto. “Yo me quiero quedar”, le contestó, aunque admitió que de ese tema prefiere no hablar porque piensa diferente.

“Por algo será que dos personas dicen lo mismo”

Después de la charla con Viviana, Mauricio se juntó con Matías. Y hablando de la amistad, el skater fue franco: “En mi escala de valores están mi familia y mis amigos. Ustedes son el bonus: son algo que hay que pulir afuera”. Mati se sorprendió con lo que le dijo su Hermano Macana, y se lo hizo saber. “Uy, otro más que se rayó”, le respondió Mauri, en alusión a Vivi. “Por algo será que dos personas dicen lo mismo”, fue el comentario final de Mati.

“No quiero pelear con vos”

Desde hace unos días, Viviana se queja de las actitudes de Mauricio, en especial de su cercanía con Romina. Luego de que los cuatro salieron del Confesionario, la morocha volvió a arremeter contra el skater. “Si necesitas algo, últimamente llamás a Romi. Y si querés jugar, no me avisas. No me tenés más en cuenta”, señaló Vivi. “No te digo nada y te ignoro porque no quiero pelear con vos”, fue la respuesta de Mauri. “Te aburrís conmigo”, le dijo irónicamente Vivi. Mauri remató: “Yo no estoy enojado con vos”.

“¿Qué pretendían, que me ponga título?”

El objetivo era hablar de los chicos que ya no están en la Casa. Pero como no podía ser de otra manera, la charla derivó en los primeros días de cada uno. “Fue re difícil esto para mi al principio”, reflexionó Viviana. Matías quiso aportar su punto de vista. “Por miedo a hablar de lo tuyo te metiste muy para adentro”, analizó. “Yo lo hablé”, aclaró la morocha. “Pero nunca lo dijiste así, directo”, respondió el piloto. Sin enojarse, pero firme, Vivi aclaró: “Lo di a entender. ¿Qué pretendían los otros, qué me ponga un título?”.

“Yo sé que lo gana Vivi”

Como siempre, Matías y Mauricio tuvieron su charla del día antes de dormir. El tema, por supuesto, fue la final. “Está clavado entre vos y Vivi”, aseguró el piloto. Para el skater, sin embargo, las opciones se limitan a una. “Yo sé que lo gana Vivi. Y estoy muy contento”, confesó. “Vos sabés que el ojo de Mauri todo lo ve. Y puedo decir que Vivi sale última”, confirmó. Conocidos los pronósticos, el tema pasó por las variables de elección. “El desempeño de todos fue similar”, comentó el piloto.

Palpitando la final

El domingo es la gran final de Gran Hermano 3, y los chicos ya sienten el clima de la definición. Al menos eso se desprendió de la charla que anoche mantuvieron Matías y Mauricio. “La verdad está del otro lado del televisor” dijo, sabiamente, el skater. “A mí el hecho de ser gay me resta mucho. Seguro que no salgo primero”, se sinceró Mati. “El que tiene grandes posibilidades de ganar sos vos”, le dijo el piloto a Mauri, dando por concluida la charla.

“¿Qué le hice yo a Mauricio?”

Después del altercado por el arroz, las cosas quedaron ásperas entre Viviana y Mauricio. Y la morocha comenzó a preocuparse. “¿Qué le hice yo a Mauricio? No me habla ni me mira”, se quejó la madre de Leonel. “Nada, no pasa nada, no te persigas”, le recomendó Matías. “Todo el día estuvo así conmigo”, insistió Vivi. “A mi tampoco me dio bola”, la quiso tranquilizar el piloto. “Ni me mira a la cara. O me mira con cara de enojado”, continuó la morocha. “No me gusta que sea indiferente conmigo. Me hace acordar a mis hermanos”, finalizó.

¿El fin de la amistad?

Matías y Viviana siguen con la vieja ficción de parecer un matrimonio mayor. Y ahora, el problema es el pequeño hijo de ambos: “Tal vez se aburre con nosotros, por eso está todo el día con Romi“, comenzaron a analizar. Después, Vivi agregó con celos: “A mí no me da bola, pero porque lo quiero, le tengo paciencia”. La cuestón se corroboró después, cuando tuvieron que hablar en el tópico: “a pesar de todo lo que nos pasó”. Allí Mauri puso cara de aburrido cuando Vivi contó una vez más su historia.

“A veces, tengo ganas de pegarte”

En medio del clima de alegría finalista, Viviana y Mauricio demostraron que las peleas no están terminadas en la Casa. Mauri le reclamó a Vivi que le había puesto demasiado arroz al agua para el guiso. Entonces ella se enojó. “A veces tengo ganas de pegarte una piña”, le dijo. Ya en la mesa, con la comida servida, el skater se la devolvió: “Siempre tenés que pelear con alguien. Qué equivocada que estás”, aseveró. “Siempre decís que estoy peleando, ¿creés que hice solo eso acá?”, desafió Vivi.

“Esta es la última semana que fumo”

Queda sólo una semana de juego, y los cuatro finalistas ya se imaginan fuera de la Casa. Tal es el caso de Viviana. Una vez que recibieron el último pedido de comida y cigarrillos, la morocha se sinceró ante Matías. “Esta es la última semana que fumo”, le dijo al piloto, quien no pudo evitar gastarle una broma. “Bueno, ya que vas a dejar, podrías regalarme un atado”. “No, de verdad. Yo antes de entrar no fumaba tanto”, señaló, mientras pitaba un rubio.

“Nosotros no nos separamos más”

El clima de felicidad que se vive en la Casa no tiene antecedentes, incluso tomando en cuenta las ediciones anteriores de Gran Hermano. Nunca llegó un grupo tan unido a la final, y eso lo dieron a entender todos en una charla este lunes. “Nosotros no nos separamos más. Nos vamos los cuatro al mismo hotel y vamos a estar juntos”, imaginó Vivi contenta. “La semana que viene nos vamos a ver todos los días”, coincidió Mati. Y la misma morocha cerró: “Lo mas lindo es que estamos así, juntos, y que tenemos tanta confianza entre nosotros”.

La noche soñada

Desde que se conoció el nombre del cuarto finalista, la Casa se llenó de una alegría desconocida hasta el momento. Viviana y Matías se encontraron en un abrazo interminable y Mauricio dijo que iba a saltar por las paredes. El más feliz de todos fue el piloto, quien no paró de agradecerle al público y repetir “no lo puedo creer”. A la hora de buscar los números en el confesionario solo hubo sonrisas, y más tarde la noche más soñada se coronó con champagne, música y fiesta. Después de una semana tensa, la alegría no podía ser menor.

“Hay gente que necesita más la plata”

Matías Bagnato Gran Hermano 3

De los cuatro finalistas, Matías fue el más original a la hora de explicar las razones para que la gente lo vote como ganador. Si bien empezó como el resto de sus compañeros, diciendo que entró “con el sueño de poder darle tranquilidad en lo económico” a su abuela, después cambió de tono y sorprendió a todos. “Con lo de esta noche ya gané. Y acá hay gente que verdaderamente necesita más la plata”, comentó el piloto. “Obvio que si puedo ayudar a mi abuela bien”, aclaró, pero quedó claro que a la hora del premio, para él primero están los demás.

El sueño terminó para Natalia

Natalia Quintiliano Gran Hermano 3 Argentina

La octava y última eliminación en Gran Hermano dejó afuera a Natalia. Ella había sido una de las pocas en la historia del juego en poder reingresar a la Casa después de hacer sido eliminada, y hasta había superado varias nominaciones camino a la final. Pero el público quiso que Matías sea el elegido, y Natalia obtuvo el 64,18% de los votos, mientras que su contrincante obtuvo sólo el 35,82%. Ahora, Natalia podrá reencontrarse con su hija Melina, y aclarar su situación con Pablo.